jueves, 22 de septiembre de 2011


JOSÉ AGUSTÍN GARCÍA DEL VALLE Y GONZÁLEZ
(Andújar, S. XIX-XX)


Escultor.

Muy pocos son los datos que tenemos acerca de este escultor andujareño, que vivió entre los siglos XIX y XX, y cuyo nombre aparece tanto en la Enciclopedia Espasa como en la Gran Enciclopedia de Andalucía, aunque en ambos casos la reseña es mínima.

El dato más antiguo se remonta a 1887. En esa fecha participa en la Exposición Nacional con un busto del rey Alfonso XII. En 1892 lo tenemos en una nueva Exposición Nacional presentando una estatua sedente de Ezequiel, en lo que quizás fue el inicio de su dedicación a la imaginería religiosa. De sus años de formación, tan sólo sabemos que fue alumno del catalán Juan Samsó.

Gracias a la revista jienense Don Lope de Sosa descubrimos algunos retazos de la trayectoria vital y profesional del andujareño. Así, en 1917 la citada revista cultural recoge la propuesta de García del Valle de crear en Andújar una Academia de Bellas Artes. En 1920 es nombrado por el Ayuntamiento profesor de la Escuela de Cerámica de Andújar, de la que era director Manuel Aldehuela Palomino. Parece que en la misma tuvo como alumno al pintor ceramista Bartolomé Herrera. A mediados de esa misma década se nos descubre otra vertiente del escultor: la de crítico de arte. 
 
En 1918, y siguiendo a la citada revista, sabemos que restaura el pastorcillo que estaba situado a los pies de la imagen de la Virgen de la Cabeza en el Santuario de Sierra Morena. Ese mismo año se le encarga hacer una imagen de la Morenita para la capilla que se le dedica en la parroquial de Santa María. María Eugenia Cuervo nos cuenta en un artículo aparecido en 1987 cómo, tras la estancia de la Virgen en Santa María debida a la visita del monarca Alfonso XIII (1916), la ciudad reclamó tener en el templo un lugar donde recordar a la venerada imagen. El párroco, Montané, y el Conde de la Quintería recogieron la petición y, gracias a la diligencia del primero y la munificencia del segundo, se inauguraba en lo que hasta entonces se conocía como capilla de San Pedro, la nueva capilla de la Virgen de la Cabeza. Desgraciadamente, en la Guerra Civil se perdió la talla de García del Valle, así como el monaguillo en madera que se colocó allí también, para recoger las limosnas. La figura -según sigue relatando Cuervo- era una copia de un monaguillo real que había en la iglesia, apodado «el Marchenilla». La gruta dentro de la cual se situó a la imagen era obra de Manuel Aldehuela, mientras que el retablo neogótico salió de las manos de Rodríguez Mefre. Se unía, por tanto, en un mismo espacio, el buen hacer de varios artistas de Andújar. 

1918 fue un año de mucho trabajo para nuestro escultor. La antigua capilla barroca de la calle Ollerías, dedicada igualmente a la Virgen de la Cabeza, estaba ruinosa y se había decidido levantar un nuevo edificio: la nueva fábrica -de traza neogótica- se inaugura ese año, siendo obra de José Agustín el relieve que aún hoy día se conserva en el tímpano de la fachada, con el motivo de la aparición al pastor de Colomera.

Relieve en la portada de la capilla de la Virgen de la Cabeza

Al parecer, García del Valle falleció antes de la Guerra Civil, pero ni este extremo lo podemos asegurar, ni tampoco hemos descubierto otras obras de un autor que convendría ser estudiado por los expertos con más detenimiento.

Volviendo a la figura del “Marchenilla”, hace poco tiempo que la iglesia de Santa María es depositaria de una imagen similar a aquella: la del típico monaguillo que recoge las limosnas de los devotos. La escultura ha sido donada por Francisco Fuentes Chamocho, después de haber estado durante bastante tiempo en la sede de la peña “El Madroño”. En la actualidad, se puede contemplar en la misma capilla que estuvo su antecesor.

¿El actual "Marchenilla"?


FUENTES:

CUERVO GUERRERO, Mª. Eugenia, “La capilla de la Virgen de la Cabeza en la iglesia de Santa María de Andújar”, Actas de la III asamblea de estudios marianos (Andújar, 10-12 de octubre de 1986), Córdoba, El Almendro, 1987; pp. 223-227.

Enciclopedia Espasa.

Gran Enciclopedia de Andalucía. Sevilla, 1979


Revista Don Lope de Sosa.

1 comentario:

  1. Me parece muy interesante la aportación de María Eugenia Cuervo a los estudios marianos, llena de detalles pero clara y concisa.¡ Así da gusto leer!

    ResponderEliminar