miércoles, 12 de septiembre de 2012

SOR MARÍA TERESA ORTI Y MUÑOZ
(1855 – 1925)

De www.religiosasmariainmaculada.org



Religiosa.

Durante el siglo XIX fueron muchas personas las que intentaron remediar, en lo posible, los nuevos problemas sociales que surgían de fenómenos como la emigración del campo a la ciudad. De esta forma, en las grandes urbes nacieron colectivos, de índole religioso o sindicalista, que auxiliaban, por ejemplo, en la búsqueda de trabajo para aquellos que acababan de llegar, preñados de ilusiones, a Madrid, Barcelona o Bilbao, por poner tres ejemplos. La mujer que hoy ocupa nuestro blog formó parte de un interesante proyecto, vinculado a la ayuda que se prestaba a la chica de pueblo que marchaba a la capital para trabajar como criada. Hay que remontarse a 1853: en ese año, un devoto matrimonio, preocupado por el desamparo en el que se encontraban esas futuras “chachas”, decide crear un obra de beneficencia. Alojaban en pisos de Madrid a esas muchachas, les indicaban por dónde debían comenzar sus pesquisas laborales, las auxiliaban económicamente, e incluso las enseñaban a leer y escribir. Con el tiempo, esta labor fue continuada por la sobrina del matrimonio fundador, que le dio un carácter más religioso, instaurando la Congregación de las Religiosas de María Inmaculada (también conocida como “las religiosas del Servicio Doméstico”) el once de junio de 1876, recibiendo la aprobación definitiva en 1899. Fue Vicenta María López y Vicuña (22.03.1847 – 26.12.1890) dicha fundadora, pero quien le dio el empuje definitivo fue su segunda superiora general: la andujareña María Teresa Orti y Muñoz. 

De historiarmi.blogspot.com.es

Nuestra biografiada nació en Andújar un ocho de julio de 1855. Desconocemos cómo entró en contacto con la labor asistencial de Vicenta María, pero la encontramos junto a la santa fundadora (fue canonizada por Pablo VI en 1975) desde el primer momento. De hecho, fue una de las dos primeras directoras que tuvieron las casas de acogida. El 31 de julio de 1890 realizó sus votos perpetuos, y ese mismo año fue nombrada vicaria.

Tras la muerte de la fundadora, se hace necesario nombrar nueva superiora general. Nuestra Sor María Teresa contó con el apoyo de toda la comunidad pues, a la par que tenía gran experiencia, se la consideraba como la natural sucesora de Sor Vicenta. Así, pues, se convirtió en superiora de la Orden un 22 de julio de 1893, y lo sería hasta su fallecimiento en Madrid, el 23 de marzo de 1925.

Sus biógrafos apuntan que Orti y Muñoz fue realmente quien inició la expansión de las Hijas de María Inmaculada. Cabe decir que cuando tomó las riendas de la congregación había tan solo cinco casas de acogida, y que en poco tiempo se alcanzaría la cifra de 29; de la misma forma que se multiplicaría de forma extraordinaria el número de religiosas, llegando pronto a quinientas. Durante su mandato se abrieron casas en Valladolid, Granada, Toledo, Málaga, Valencia, Madrid, Vitoria, Córdoba, Almería, Oviedo, Logroño, Pamplona, Ciudad Real, San Sebastián y Estella. Además, cumplió con el deseo de Sor Vicenta de expandir la Orden por Hispanoamérica. La primera casa de aquellas tierras sería la de Buenos Aires (1912). También estableció casa en Roma, como el resto de órdenes religiosas.

Los testimonios que nos han llegado nos hablan de una entrega absoluta a esta labor de apostolado social, de su corazón maternal, de la preocupación por cada una de sus hermanas, de su espíritu de pobreza y humildad.

Enterramiento de Sor Mª. Teresa, en Madrid (historiarmi.blogspot.com.es)

La biografía de la santa Vicenta María López se debe también a nuestra Sor Teresa, y fue publicada en Barcelona, en 1918, con el título de Vida de la Reverenda Madre Vicenta María López y Vicuña, Angelical Fundadora del Instituto de María Inmaculada para el Servicio Doméstico.

En junio de 1900 su salud se quebrantó tan gravemente que le fue administrado el Viático, pero afortunadamente superó ese trance y aún pudo vivir varios años más engrandeciendo a su Orden. Su cuerpo fue enterrado en principio en el cementerio de Madrid, pero en diciembre de 1951 fue trasladado, junto a los restos de la tía de la fundadora, a la casa madre, en el número 99 de la calle Fuencarral. Asistieron al traslado, entre otras, dos de sus sobrinas, también religiosas de la misma Orden: María de la Luz y Mª. Angelina Orti Belmonte.


FUENTES:

BONET SALAMANCA, Antonio; “La Congregación de las Hijas de María Inmaculada y su fundación logroñesa”,

Revista Don Lope de Sosa, (1925), pág. 128. Necrológica (Donde se le da el nombre de Jesusa).



No hay comentarios:

Publicar un comentario